jueves, 29 de junio de 2017

"LOS TENAMPAS": VIVIMOS HORAS FELICES PERO ESTO NO DA PARA VIVIR



David y Mikel se formaron musicalmente

Seis años en la Escuela de Música Hilarión Eslava de Burlada, ocho de acordeón en el Conservatorio Pablo Sarasate, canto y diez en el Orfeón Pamplonés, el primero. Por su parte, Mikel cursó cuatro años de acordeón y siguió los pasos de David, coincidiendo los dos en el Orfeón Juvenil, con el que hoy guardan una relación excelente que les lleva a trabajar proyectos conjuntos que verán la luz próximamente. El hermano pequeño se inclinaba más por la pelota, y fue precisamente este deporte el que le llevó a México, que fue el germen de "Los Tenampas".

Aquel viaje con Oberena a México

En el año 2009 viajó a México con Oberena a un encuentro de pelota. “Con 19 años, conocí la cuna, fue un sueño hecho realidad”, recuerda aún con emoción. Bebió y se empachó de su música. Regresó sabiendo cómo era lo más grande y cuál era el nivel y la calidad que la gente se merece escuchar. Con él se trajo la idea de cantar los tres juntos y el nombre de "Los Tenampas", desconocido, que refiere al local de la plaza de Garibaldi donde han cantado los mejores. Con él empezaron su andadura el padre y los dos hijos de forma natural, ilusionados. “El escenario no nos intimidaba, estábamos acostumbrados a ponernos delante del público”, recuerda Patxi, al tiempo que matiza Mikel: “Cuando salimos somos nosotros, es nuestra pasión”.
Aquel 2009 se pusieron a prueba, la sintonía era buena, funcionaba. Desde entonces, no han parado de crecer con su repertorio de “ranchera pura y dura”, recalcan, corridos, valses, huapangos, sones… “con absoluto respeto a la esencia de la palabra mariachi”, subrayan. Es lo que marca su estilo, lo que les diferencia, si bien añaden: “Si el pueblo pide o la situación lo requiere en un momento dado, cantamos en euskera u otros temas”.

La familia y ocho más

La familia aumentó hace tres años. En la actualidad, "Los Tenampas y el Mariachi" son 11 personas. “Queríamos reciclarnos y dar más nivel, hemos ganado escénica e instrumentalmente, y hemos ampliado repertorio”, explican. Trompetas, guitarra, guitarrón, vihuela, acordeón, violines, elevan la categoría. “Somos 11 personas, no hay un mariachi igual para mover. Nos decían que estábamos locos por meternos en esta empresa”, matizan.

5 discos en el mercado

Artuch saben bien que con ilusión, trabajo y ganas nada es imposible. No olvidan la educación recibida, la de casa y la de fuera. Su máxima, sentirse los más grandes en el escenario y bajar con humildad cuando acaba la función. Seguir trabajando duro, siendo una familia, discutir y permanecer unidos, “vamos los tres a una”, con un guiño para su madre. Compaginar sus oficios con su pasión. “Esto no da para vivir”, aseguran. (Diario de Noticias)

CHUS LUENGO SE JUBILA

ASÍ EMPEZÓ CHUS LUENGO EN EL REAL MADRID JUNTO A DEL BOSQUE

 

La voz de Osasuna en los micrófonos de Onda Cero



UNA REVELACIÓN QUE GUSTARÁ RECORDAR A NUESTRO AMIGO CHUS LUENGO, QUE HA HIZO DE LA RADIO UNA ESCUELA DE BUEN HUMOR Y ENTRETENIMIENTO


 

El engorde de Cedeira, una idea del inefable presidente don Santiago Bernabeu




En 1956 apareció en el Real Madrid un buen medio de ataque llamado Santisteban. Un jugador fino, un remoto antecedente de Guardiola. Un chico menudo, de 57 kilos, con mucha ciencia en las botas, pero con poca resistencia. Había llegado al juvenil del Real Madrid procedente del Colegio de Huérfanos de la Guardia Civil Infanta María Teresa, donde había ingresado tras perder a su padre y a su madre. Tenía talento, llegó a ganar dos finales de Copa de Europa con el Madrid, pero su falta de formación física terminaría por derrotarle. Las lesiones le lastraron. A Bernabéu se le quedó clavado ese caso, como el del interior Enrique Mateos, conocido como Fifirichi por su extremada delgadez. Ambos grandes talentos naturales, víctimas de la carencia de alimentación adecuada en su infancia y adolescencia. Chicos criados en tiempos de escasez, cuando la buena alimentación era privilegio de las clases acomodadas.


       (Luengo, Echeverría, Ostívar, Mata y Bosmediano, delantera de Osasuna)

Así que Bernabéu se planteó la idea de fortalecer a los muchachos más prometedores de la cantera que lo necesitaran. A algunos los mandaba dos veces por semana a comer a El Asaltante, en la calle Hartzenbusch. Hasta que un empleado del club llamado Francisco Alfonso Calderón, que veraneaba en la localidad coruñesa de Cedeira, le sugirió enviar allí durante un mes a los canteranos más necesitados de fortalecimiento físico. Un pueblo tranquilo, en una ría estupenda, con magnífica playa, un monte a la espalda, el mejor oxígeno que se fabrica y la excelente comida gallega. El sitio ideal.
Y así se hizo. En 1964 el Madrid envió allá cuatro muchachos, entre ellos el mismísimo Grosso, que ya había jugado algunos partidos de Copa en el Real Madrid, tras media Liga cedido al Atlético, pero que era un chico flaco, falto de musculación pectoral. En tiempos en los que aún se consideraba que el jugador necesitaba de fuerza y peso para las cargas de costado (tiempos que duraron hasta que el Ajax de Cruyff, de futbolistas rápidos y delgados, predicó otro modelo), Grosso no daba el perfil del delantero centro que se pretendía. Con él fueron Lasheras, del que Bernabéu esperaba que fuera el sucesor de Di Stéfano (un extraño desmayo al rematar un córner le apartó el curso siguiente del fútbol, porque los médicos no encontraron la causa y no se decidieron a dejarle continuar), Gullón y Sorribas.



Aquello cuajó, para felicidad de Francisco Alfonso Calderón, padrino de la idea, y para felicidad también de los niños de Cedeira. Uno de ellos era Bieito Rubido, luego director de ABC, entonces un chiquillo de siete años, uno más de los que vivieron con emoción la llegada de aquel grupito en el que se encontraba todo un titular del Madrid, Grosso, que dos años después sería campeón de la Copa de Europa como número nueve del equipo ye-yé.
Aquello se consolidó. Por allí pasaron varias promociones de promesas del club, cada vez en mayor número, y siempre con dos condiciones: ser jugador de futuro y estar necesitado de un fortalecimiento físico. Los pocos que venían de familia pudiente, los que habían comido filetes en casa, no iban. Esos eran incluso mirados con sospecha (era el caso de Fermín, por ejemplo, luego jugador fugaz en el Madrid, tras varias cesiones, y que acabó consolidándose en el Rayo) en un club que veía en la escasez económica familiar un acicate para el esfuerzo. Iban los que necesitaban un fortalecimiento y a fe que se les daba.

De cuatro se pasó a 10, a 12, a 16… Llegaron a ser 22. Todos lo recuerdan como unas vacaciones gloriosas con consigna de engorde. Iban en litera hasta El Ferrol del Caudillo (así se llamaba entonces) y de ahí, en autocar, a Cedeira, 33 kilómetros de carretera. Allí vivían en una pensión, en habitaciones de dos, tres o cuatro camas, repartidas en varias plantas. Comían y cenaban en un restaurante llamado El Amable, propiedad de Amable Rodríguez, padre de Álvaro Rodríguez Brugueiro, que no hace muchos años fue presidente del Tribunal Constitucional. El régimen de vida era entre militar y vacacional: mucha alimentación y más ejercicio. Cada mañana, tras el desayuno, tenían que subir corriendo el Caminiño de San Antón, que cantó Juan Pardo. Una vez arriba, sesión de levantar troncos, de carreras, de hacer pulsos en las ramas de los árboles. Bajaban agotados a comer. Por la tarde, siesta, carreras por la playa y finalmente, al atardecer, fútbol, fútbol samba, decían a partir del setenta, cuando Brasil partió la pana en el Mundial de México. Luego, cena. La comida y la cena eran opíparas: caldo gallego, pescado azul o blanco, ternera excelente, tarta de Santiago. El desayuno también era glorioso, pero estaba precedido por un inquietante trámite: cada jugador tenía derecho a 50 pesetas diarias de dieta, pero sólo las cobraba si había subido peso en el día. Antes del desayuno se les pesaba. El que no había engordado, se quedaba sin dieta.
“No era tan fácil engordar, con tanto ejercicio, así que nos poníamos ciegos de agua antes del pesaje, por si acaso”, me confiesa El Tronquito Magdaleno. Formó parte de una generación del engorde en la que también estuvieron Caparrós, San José y Escribano, entre otros. “Volvíamos como toros”, recuerda Caparrós, hoy entrenador de fuste. “Y el Madrid, que tenía mano, hacía que nos tocara entre los primeros partidos el del Atlético, y les barríamos”.

CHUS LUENGO, DE LA CANTERA DEL REAL MADRID LLEGÓ A OSASUNA COMO EXTREMO DERECHA


EL LARGUIRUCHO DEL BOSQUE VIVIÓ LA MISMA EXPERIENCIA DE CHUS LUENGO EN GALICIA

Del Bosque estuvo dos julios (1969 y 1970) en esas sesiones de engorde. Cuando llegó al Madrid, procedente de Salamanca, hijo de un ferroviario sindicalista que había sufrido cárcel tras la guerra, era delgadísimo. Engordó cada año cinco kilos, coincidiendo con su edad de desarrollo. Uno de sus coetáneos, Chus Luengo, el primer futbolista que estudió la carrera de Periodismo (jugó en el Castellón y en Osasuna entre otros), engordó en dos años siete kilos. “Ensanché de arriba. Yo era una flauta y me hice fuerte”. Antonio Grande, brazo derecho de Del Bosque en La Roja, estuvo los años 1967 y 1968. Pasó de ser un chico espigado a un centrocampista sólido, con amplio recorrido y gran llegada al gol.
También salían, claro, a pasear de noche. Con su chándal azul y su escudo del Madrid en el pecho, jugaban con ventaja respecto a los mozos locales a la hora de atraer la atención de las chicas, lo mismo en Cedeira que en la vecina Ortigueira, con cuyas fiestas coincidía la estancia. Hubo noviazgos fugaces, o prolongados por vía epistolar, hubo hasta algún matrimonio. Garrido, un buen centrocampista que cuajó en el Burgos y el Levante, se casó con una muchacha de allí. Muchos dieron allí su primer beso, vieron su primer atardecer junto a una chica. Nada más, porque por entonces el sexo antes del matrimonio no era pecado, se decía, sino que era milagro. Pero aquello, claro, repateaba los chicos locales. Además se estableció la costumbre de un partido entre los muchachos del Madrid y el Cedeira SD, y, claro, lo ganaban siempre aquellos, que aunque estaban en los 17 o 18 años eran la nata de la cantera madridista. El Cedeira acabó por escocerse con tanta goleada.
El día que se marchaban les invitaba el Ayuntamiento a una gran percebada. Cuando en 1973 entró como alcalde Leopoldo Rubido, hermano mayor del hoy director de ABC, decidió no dar aquella cena. Se entiende. Había tensión entre los mozos del entorno y esas generaciones sucesivas de muchachos en chándal con el escudo del Madrid que tanto impactaban a las chicas. Bernabéu decidió finiquitar aquello en 1974, con el luego internacional Ricardo Gallego entre los de la última hornada. El año siguiente lo hizo en Navacerrada. Luego, lo suprimió. Las nuevas promociones venían mejor alimentadas y aquello dejó de hacer falta.
Pero en todos los que pasaron por allí queda al cabo de tantos años el recuerdo de aquellos veranos de caldo gallego, ternera, atardeceres y quizá un primer beso. Fue en Cedeira, un punto de verdad hermoso en el flequillo de Galicia. Un pueblo tranquilo en una ría estupenda, con una playa magnífica, un monte a la espalda, el mejor oxígeno que se fabrica y la excelente comida gallega. El sitio ideal para enamorarse de la vida.

miércoles, 28 de junio de 2017

GOICOECHEA EN FIESTAS DE OLAZ, ALEJADO DEL FÚTBOL, PERO DANDO SU OPINIÓN SOBRE MERINO Y BERENGUER


Coincidí con Juan Antonio Goicoechea en la cena de la carpa en Olaz con motivo de las fiestas de San Juan. Nos saludamos como viejos amigos que somos, cada uno con su cuadrilla respectiva. La Rondalla Armonía animamos la sobremesa.



DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS



Recuerdo que viajamos en AVIACO en asientos contiguos y pudimos hacer el trayecto hablando. Me comentaba Andoni Goicoechea con extrañeza: "No sé por qué pero me temo que Johan Cruyff me ha fichado para que juegue de lateral adelantado, de carrilero"...como se dice ahora. Una psoición que le llevó a ganar muchos títulos, a la Selección Nacional e incluso a un Mundial.
A la llagada al aeropuerto del Prat nos esperaba Juan Carlos Unzué junto a una nube de reporteros gráficos.Juntos fuimos a comer al Restaurante del navarro "Gorría" que les hacía un 50 % de descuento a todos los jugadores del Barcelona con tal de tenerlos a su lado, lo que no era un mal negocio, sino una excelente inversión publicitaria, pues mucha gente iba a comer sólo por ver de cerca a sus ídolos.
Goico iba a recibir, de paso, el premio "Minuto de oro" que le entregaba una emisora catalana



En otras ocasiones tuve oportunidad de visitar a Juan Carlos Unzué en su propia casa, una torre donde vivía solo con 20 añicos y a la sombra del eterno intocable Zubizarreta. Luego se fue al Sevilla y allí se desquitó de chupar banquillo. Volví a coincidir con Juan Carlos a las peretas del Sánchez Pizjuán donde era una auténtico "crak" y una buena persona. Lástima que no haya cuajado como entrenador. Me decìa un técnico del Numancia que llevaba demasiados "roles" o vicios de un grande  como el Barcelona para adpatarse a un modesto omo el equipo soriano. Para colmo le pasó lo del Racing cuando yo mismo había apostado porque debía probar fortuna al frente de Osasuna cuando tan desacreditado estaba Camacho con su mensaje único de "chuta, pega y dale"


SATURADO DE FÚTBOL

Goikoetxea destaca la pasión de Ziganda por el fútbol, un hombre «estudioso» que sigue y analiza todas las categorías. / Iván Benítez
·  Jon Andoni Goikoetxea, ayudante de Ziganda en Osasuna y Xerez, alaba a Merino y Berenguer.

 - Hace unos días, Jon Andoni Goikoetxea, exjugador del Athletic y ayudante de ‘Cuco’ Ziganda en Osasuna y Xerez, cerró su despacho con llave y se la entregó al presidente de Osasuna. Renunció al cargo del secretario técnico del club rojillo porque necesitaba «desconectar» de una realidad que le había absorbido durante los últimos seis años y «descansar» para volver con más fuerza a partir de septiembre. ¿A dónde? Aún no lo sabe, pero no se cierra puertas y está abierto a nuevas aventuras profesionales  «Llevaba pensándolo mucho tiempo y hace un par de meses hablé con el presidente (Luis Sabalza) y le dije que me apetecía despejarme un poco», explica, quien desde su retiro temporal seguirá sin perderse nada de lo que ocurra en el Athletic, equipo en el que estuvo cuatro temporadas y compartió caseta con su amigo José Ángel ‘Cuco’ Ziganda. Ahora le verá al frente del primer equipo, «un sueño que ha perseguido desde siempre», cargo en el que se desenvolverá «muy bien».

- Goikoetxea acepta de buen grado hablar de los jugadores osasunistas que más interesan al Athletic en estos momentos: Álex Berenguer y Mikel Merino (ahora en el Borussia Dortmund).



- Si alguien conoce a Álex Berenguer futbolista es Jon Andoni Goikoetxea. Fue su entrenador en cadetes y juveniles y le vio crecer, avanzar, mejorar, equivocarse, rectificar y finalmente debutar con la camiseta rojilla en Primera División. Cuando se le pregunta por el joven navarro y la determinación del Athletic de hacerse con sus servicios, respira profundamente y pone en valor al chico que pasó por sus manos. «Es un jugador diferente, que llama la atención. Cuesta ver a jugadores así. Dentro del mercado que tiene el Athletic es una opción muy interesante».

- La definición de «diferente» exige una explicación extra y se solicita al hombre que ganó cuatro Ligas con el Barça, jugó 36 partidos con la selección absoluta –dos Europeos y un Mundial incluidos– y defendió el escudo rojiblanco en 112 ocasiones. «Tiene velocidad, muy buena conducción de la pelota y la capacidad de actuar en todo el frente del ataque. Puede moverse por la derecha, por la izquierda y también por detrás del punta. Es del 95 –el 4 de julio cumple 22 años– y su crecimiento es positivo. Insisto, es un futbolista interesante para el Athletic».

- Goikoetxea recuerda que Ibaigane le quiso «en el mercado de invierno» y que ahora sigue empeñado en comprar al extremo. «Todo lo marcará el precio», advierte. ¿Berenguer mejoraría el equipo? «El Athletic cuenta con grandes futbolistas, pero él es bueno y le tienen estudiado. Conocen sus características y saben hasta dónde pueden llegar». De hecho, además del dinero el club ofrece también cesiones para acelerar el traspaso».



- Sobre Mikel Merino, que cambió Osasuna por el Borussia Dortmund y de momento la experiencia no ha sido grata, Jon Andoni Goikoetxea es entusiasta. «Creció mucho en el año del ascenso, estuvo espectacular. Es una opción más que interesante para el Athletic», subraya.

- El ya exsecretario técnico del club rojillo lamenta que Merino haya jugado tan poco esta temporada, aunque se alegra por su presencia en el Europeo sub’21 que se está disputando en Polonia. Tampoco le usa Albert Celades, pero solo tiene 20 años y mucho futuro por delante. «El Athletic le conoce bien, como a todo el fútbol base de Osasuna. Un jugador así no sale todos los días», advierte Goikoetxea, quien le ubica en el campo. «Puede jugar de mediocentro defensivo y también con otro pivote. Llega bien al área, suele hacer goles y se descuelga de maravilla en el ataque. Repito, es muy atractivo para el Athletic».

MISA Y CONCIERTO DE LA RONDALLA EL SALVADOR EN LA PARROQUIA SAN JUAN DE HUARTE



SÓLO FALLÓ EL PÚBLICO

La afinación exquisita, el repertorio muy escogido y de altura, la presentación veraniega dejando de lado el chaleco habitual del unifiorme por el fuerte calor reinante, la acústica de la iglesia perfecta, la dirección de Félix Lus muy esmerada. 









Sólo faltó que se quedaran algunos más tras la misa que habrían arropado al coro y rondalla, que presentaba las caras nuevas de Juana Mary, señora de Eugenio Montero, de Arróniz; y de Palmira, señora de Pedro Irurzun, de Puente la Reina. 



Tal vez no fuera el mejor día escogido para el concierto tras haber actuado recientemente en ese mismo escenario las pasadas Navidades y coincidir con la fiesta de las hogueras de San Juan al mismo tiempo que la del titular de la parroquia: San Juan Evangelista.


TODOS SALIERON ENCANTADOS DEL MAGNÍFICO ÓRGANO DONADO EN 1910 POR EL MILITAR DE ALTA GRADUACIÓN, HIJO DEL PUEBLO, D. FERMÍN ÍPAR. ESTÁ AFINADO MEDIO TONO BAJO PARA MAYOR COMODIDAD DEL PUEBLO CANTOR, PERO ES UN PROBLEMA PARA ACOMPAÑAR CON EL RESTO DE INSTRUMENTOS A TONO.



SE VA A INCORPORAR TAMBIÉN OTRO ACORDEÓN DE MUCHO TEMPLE, EN LAS MANOS DEL VIRTUOSO JOSÉ MARI, QUE SE UNÍRÁ A LOS TAMBIÉN  VIRTUOSOS ACORDEONISTAS MARINO, VICENTA Y FÉLIX, SI HICIERA FALTA.



LA CONTRALTO PALMIRA HA ENTRADO CON BUEN PIE EN EL GRUPO DE LA ROCHAPEA POR SU ENORME AFICIÓN Y BUEN OÍDO PARA EL CANTO CORAL



 



MARINO  Y VICENTA: ¿SÓLO VETERANÍA?  NADA DE ESO¡¡¡¡¡MUCHA JUVENTUD ACUMULADA...!!!!










(REPORTAJE GRÁFICO DE EUGENIO MONTERO)

martes, 27 de junio de 2017

"CANTANDO EN EL TIEMPO" TUVO EL HONOR DE OFRECER SU PRELUDIO SANFERMINERO EN EL NUEVO CASINO




Como cada año cuando llegan estas fechas el Casino Principal de la Plaza del Castillo de Pamplona organiza un concierto pre-sanferminero que sirve de arranque para lo que nos viene encima en las inminentes fiestas de San Fermín. 


Desde hace dos años los encargados de amenizar este concierto son los componentes del grupo polifónico "Cantando en el tiempo".


Para esta ocasión su dinámico director Jokin Idoate preparó un interesante programa, que ofrecemos a continuación:


 En él se refleja lo mejor de su actual repertorio, que vienen manejando en este curso, mezclado con las canciones sanfermineras que tanto gustan, en especial en estas fechas y que deleitaron  al público asistente que se divirtió de lo lindo. 



En el capítulo de los agradecimientos, su Presidente José Antonio Sola, quiere destacar lo primero a todo el público presente, que tanto les aplaudió. 



Jósean quiere agradecer la presencia de Patxi Mendiburu que les grabó y que seguramente les dedicará una entrada en su blog "Desolvidar". 


Mención especial a un peso pesado de la música navarra que les honró con su asistencia. Se trata de Carlos Gorritxo, director del grupo ELKHOS y presidente de la Federación de Coros de Navarra. 


Y por último quiere resaltar a la compañera Juana Mary, porque gracias a sus gestiones disponemos de un fenomenal y abundante archivo fotográfico, que ilustra esta crónica.


Finalmente al Sr. Setuáin de la junta directiva del Casino por sus atenciones y los pases que les ofreció.


Ya sólo queda emplazar a us incondicionales seguidores al próximo concierto y último de este curso el día 7 de julio a las 12:45 en la Cafetería Yanguas de la calle Yanguas y Miranda, frente a la nueva Estación de Autobuses de Pamplona.


Mari Cruz: pide auxilio que estás rodeada de hombres por todas partes y no tienes escapatoria del nº 44 bis de la Plaza del Castillo

CARTA DE DESPEDIDA DE KENAN KODRO




Ya se ha cumplido un año desde el ascenso en Girona. Aquel día, todos juntos conseguimos lo que nos merecíamos. Quiero agradecer al Club Atlético Osasuna y, sobre todo, a la afición el apoyo que he recibido durante los tres años que he estado en Pamplona.
Gracias a esta gran familia, he podido madurar y crecer como futbolista. Nunca me ha faltado de nada, ya que me habéis dado todo lo que he necesitado en esta etapa. A pesar de los momentos difíciles que he vivido, siempre me habéis hecho sentir como un rojillo más.
Poder jugar el Mundial con mi selección es el sueño que he tenido desde que era un niño y, por eso, creo que dejar el Club en este momento era la mejor decisión para todos, ya que también quería que Osasuna recibiese una compensación por mí. ¡Muchas gracias a todos! Eskerrik asko! ¡Osasuna nunca se rinde! ¡Volveremos a Primera!

DE CASTA LE  VIENE AL GALGO



Como desgraciadamente sucedió con muchos futbolistas de élite de la antigua Yugoslavia, la Guerra de los Balcanes le obligó a reinventarse para buscarse el pan fuera de sus fronteras. Meho Kodro (Mostar, 12 de enero de 1967) llegó a España con 24 años, justo cuando se iniciaba un conflicto bélico que dejó por el camino a familiares y amigos y que destrozó su ciudad natal.
En el verano de 1991, la estrella realista John Aldrige (40 goles en 73 partidos) tomó la sorprendente decisión de regresar al fútbol inglés, pero la Real Sociedad reaccionó con agilidad y atino. Fichó a Kodro por setenta millones de pesetas y el bosnio dejó una brillante hoja de servicios durante cuatro temporadas (73 tantos en 129 partidos): «Fui muy feliz en la Real. Es el club de mi vida. Y la ciudad es maravillosa. Por eso una vez que terminó mi carrera nos quedamos aquí a vivir. Mi familia se siente muy identificada con San Sebastián».



El delantero bosnio sigue ligado al fútbol desde los banquillos. Llegó a ser hasta seleccionador de su país, aunque ahora está sin equipo, y es padre de tres hijos: las chicas Danila y Meleiha, y el varón Kenan, futbolista y delantero, como su progenitor. El mediano de los Kodro se crió en el Antiguoko, club de dónde salieron Xabi Alonso, Arteta o Adúriz, y allí fue dirigido por su padre. Luego pasó a formar parte de las categorías inferiores de la Real Sociedad hasta que en el verano de 2014 fichó por Osasuna, donde consiguió el ascenso a Primera el pasado año marcando goles decisivos.



Meho cree que su hijo tiene cualidades y talento para triunfar en el fútbol, aunque los inicios hayan sido complicados: «El apellido fue más un peso que una bendición. Es muy complicado el papel de mi hijo, mucho más de lo que la gente se piensa. Cuando se marchó de la Real hace un par de años se liberó. Aquí en San Sebastián la sombra de mi apellido es muy alargada», explica Kodro padre. Kenan le da la razón: «El apellido pesa, tanto que hasta te puede restar. Por eso cuando estaba en la cantera de la Real Sociedad, que la gente me comparase con mi padre me provocaba ansiedad y nervios, y no podía vaciarme ni mostrar mi fútbol, pero desde que estoy en Osasuna ya no me influye saber quién fue mi padre»
Meho no es un padre que esté todo el día encima de su hijo, «no me gusta agobiarle, solo darle buenos consejos». Sabe que lo que él fue en el fútbol no en sencillo lograrlo y por eso mima y cuida a su hijo con mucho tacto: «Lo único que le pido es que tiene que tener su propio carácter. Que se olvide del apellido que lleva en la camiseta. Su gran problema es que ha tenido una explosión tardía, pero ahora en Osasuna ha encontrado su espacio y estoy convencido que va a crecer mucho en Pamplona». «Así es, yo soy Kenan Kodro, no Meho Kodro, y estoy haciendo mi carrera. Hay jugadores que maduran antes y otros después. Ahora estoy el equipo adecuado dibujando mi propio camino» explica el hijo.



A sus 23 años, Kenan es ya un héroe en Pamplona. Anotó el tanto del ascenso ante el Girona y lo primero que hizo nada más acabar ese encuentro fue dedicárselo a su padre: «Ese gol me emocionó más que cualquiera de mi carrera. La felicidad y el éxito de un hijo no tiene comparación con nada». Kenan le avisó horas antes de que marcaría y se lo dedicaría. Y así fue: «Él mejor que nadie sabe todo lo que hemos pasado juntos entrenando y todo lo que yo había trabajado para ese momento. Pero quiero más, y ojalá pueda dedicarle pronto mi primer gol en Primera». A ver si en el próximo Mundial con Bosnia puede repetir las gestas de su padre.


CUCO ZIGANDA VE CUMPLIDO SU SUEÑO DE ENTRENAR AL PRIMER EQUIPO DE SAN MAMÉS


La marcha de Ernesto Valverde del Athletic permite a José Ángel Ziganda, ‘Cuco’, cumplir un sueño. Captado por Josu Urrutia en la carrera electoral de 2011 para dirigir al filial, el exdelantero escuchó de boca del presidente un compromiso en el que le aseguraba que tomaría las riendas de la primera plantilla tarde o temprano.


 Primero se encontró con Marcelo Bielsa, y también sabía el navarro que el excapitán deseaba contar con Txingurri para su proyecto. Recibió ofertas el hombre que devolvió a Segunda A al BilbaoAthletic –el Eibar–, pero él prefirió quedarse en Lezama para sentarse en el banquillo que siempre ha querido ocupar: el del primer conjunto rojiblanco.



Tiene contrato hasta 2019 –la legislatura de Urrutia–, y llega al primer equipo con un profundo conocimiento del grupo. Gran parte de los hombres que va a dirigir han sido moldeados por Ziganda: desde Laporte y Eraso hasta Sabin, Kepa y Yeray, por citar un puñado. Asimismo tuvo a Kike Sola y a Raúl García, uno de los estandartes de la plantilla, cuando ambas militaban con Osasuna. 



Y el bravo mediapunta pamplonés avaló a su paisano recientemente en una entrevista  la agencia ‘Efe’. «Lo he tenido de entrenador en categorías inferiores y en el primer equipo. Está de sobra capacitado para estar aquí y en
cualquier equipo de nivel. Últimamente le ha tocado más ese papel de fútbol de formación, donde hace cosas muy buenas porque está llegando mucha gente al primer equipo».Cuando llega un entrenador desconocido, rápidamente se intentan buscar referencias de su bagage o ideario futbolístico. En San Mamés muchos andan buscando información del Cuco Ziganda, el nuevo entrenador tras anunciarse la marcha de Valverde. Aunque es verdad que lleva media vida en el club y el encargado del filial, algunos seguidores han encontrado en Marcelo Bielsa una buena fuente para conocer más a Ziganda.


El técnico extremeño Ernesto Valverde dirigió al equipo vasco las últimas cuatro temporadas.

"El Bilbao Athletic es una representación muy fiel del ideario de Ziganda, es un fútbol ofensivo, muy práctico, sencillo, fácil de observar, donde las necesidades del juego está asimiladas por el jugador..." así arrancó Bielsa (con su habitual mirada al suelo) definiendo el trabajo de Ziganda.


A Bielsa le gustaba Ziganda, queda bien claro en sus declaraciones. Seguramente su opinión no tuviera nada que ver en la designación del navarro, pero seguro que sí ha dejado mucho más tranquilos a los aficionados del Athletic, parece que quedan en buenas manos.



RAÚL GARCÍA, EL ÚLTIMO Y MÁS CARO FICHAJE DE LA HISTORIA DEL ATHLETIC



El Athletic es un club único. Su especial filosofía de jugar exclusivamente con futbolistas nacidos y/o formados en Euskal Herria le confiere un incalculable valor añadido, sobre todo en términos de identificación de la afición con el equipo y de compromiso de los jugadores con el escudo; pero también limita su capacidad de movimiento en el mercado. Solo así se puede llegar a entender que un club con unos objetivos tan ambiciosos, que una vez más buscará repetir un billete continental a través de la Liga y llegar lo más lejos posible en la Copa y en la Europa League.
El último refuerzo externo que ha recibido la primera plantilla rojiblanco es el de Raúl García. El Athletic llegó a un acuerdo con el Atlético para cerrar el traspaso del mediapunta navarro a cambio de un desembolso de diez millones, que le convierten en el fichaje más caro bajo la presidencia de Josu Urrutia. El excolchonero firmó un contrato por cuatro temporadas, de las que ya se han consumido la mitad, con una cláusula de rescisión de cuarenta millones.
Esta incorporación se anunció el 30 de agosto de 2015. Desde entonces han pasado ya, contando con el de hoy, casi dos años. Tiempo que ha aprovechado Raúl García para consolidarse como uno de los principales referentes del equipo rojiblanco tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Su presencia en el once por detrás de Adúriz ha condicionado notablemente el estilo de juego desarrollado por los leones bajo la dirección de Ernesto Valverde. Tiene menos contacto con el balón que sus predecesores en dicha posición, pero a cambio ofrece una mayor llegada y poder rematador. Por otro lado, se ha ganado al sector de la afición que era reacio a su fichaje a base de sacrificio, entrega y espíritu de lucha. Siempre priorizando el interés colectivo sobre el individual.

El del mediapunta navarro fue el decimotercer refuerzo desde que Urrutia accedió a la presidencia del Athletic, de lo cual se cumplirán seis años el próximo 7 de julio. Y resulta significativo que solo cuatro, entre ellos Raúl, eran completamente ajenos a la entidad bilbaína hasta ese momento. Los otros nueve (70%) habían pasado antes por Lezama, ya fuera en el primer equipo o en las categorías inferiores.

Las excepciones, además de la ya comentada del centrocampista formado en Osasuna antes de firmar con el Atlético, son Mikel Rico, Borja Viguera y Gorka Elustondo. El centrocampista de Arrigorriaga, por el que se pagaron 2’8 millones al Granada en agosto de 2013, fue uno de los pilares del equipo que sacó el billete para la previa de la Champions y aunque ha ido perdiendo peso en las últimas campañas siempre se ha mostrado como una opción de garantía para Txingurri. Durante la pretemporada se verá si José Ángel Ziganda comparte esta impresión. El delantero riojano, que costó un millón tras coronarse como pichichi de Segunda en 2014 con el Alavés, y Gorka Elustondo, que llegó libre de la Real en 2015, ya se han desvinculado del club.
Los otros fichajes supusieron el regreso de nueve jugadores con pasado rojiblanco. En el verano de 2012, llegaron los tres primeros retornos: Aritz Aduriz, previo pago de 2’5 millones al Valencia; Iago Herrerín, después de un paréntesis de dos años en el filial del Atlético; e Isma López, recuperado tras su buen papel en el Lugo. El donostiarra está ofreciendo los mejores años de su carrera desde entonces. El portero, tras un año cedido en el Numancia, ha cumplido como suplente de Iraizoz, primero, y Kepa, después. Y el navarro tuvo un paso fugaz.


Un año después, regresaron Beñat Etxebarria, traspasado desde el Betis por nueve millones, Mikel Balenziaga, repescado del Valladolid por 600.000 euros, Kike Sola, cuyo fichaje dejó 4’3 ‘kilos’ en las arcas de Osasuna, y Xabi Etxeita, que vino libre del Elche. Los dos primeros son titulares, el delantero afronta su última campaña con escasas expectativas tras sus infructuosas cesiones y el zornotzarra ha sido el cuarto central la pasada campaña. Por último, Eneko Bóveda, procedente del Eibar, y Javi Eraso, del Leganés, volvieron con la carta de libertad hace dos veranos y, hasta ahora, forman parte de la segunda unidad.